viernes, 16 de octubre de 2015

Del papel al tiempo

Una pequeña llovizna acompañaba la mañana, y perfumaba las calles con ese ligero aroma a tierra mojada que tanto refresca el alma, eran pasadas las seis de la mañana cuando Don Eduardo decidió que era hora del desayuno. 

Una pequeña hogaza de pan y una taza de café ya se encontraban servidas en la sencilla mesa acompañada por dos sillas de una pobre y seca madera; ambas labradas en los años en que Don Eduardo era capaz de hacer cuanta hazaña se propusiera con tal alimentar a su joven sobrina. Años en los que buscaba cualquier oficio para procurarle alimentos a ella a toda costa, unas veces de carpintero, otras de zapatero o costurero. Sin importar que no supiera como reparar unos zapatos o coser unos pantalones de corte recto. Pues aún que no fuese muy habilidoso, siempre lograba saciar las necesidades de a quienes él llamaba sus clientes. Fortuna, él lo llamaba. 

 "Aquellos años" Así era como se refería a dichos momentos en los cuales las risas abundaban en tan humilde morada. Risas de una niña llena de energía, pasiones y amor. Carcajadas que se oían por toda la casa junto el martilleo de Don Eduardo arreglando zapatos. Dichos años los solía recordar con un jubilo incansable y un esmero carente de comparación, sin embargo la edad le pesaba y habían días en los cuales luchaba por dichos recuerdos, e inclusive se forzaba a si mismo por traerlos a su mente cuando de razones por las cuales sonreír carecía.

Eduardo, Don Eduardo, o Don Lalo como se le conocía en las calles de su vecindad vivía en una casa muy acorde a sus posesiones. Llena de insectos, goteras y remiendos, pero a su vez rebosante de decoraciones hechas por el mismo y su sobrina hace mucho tiempo atrás, recortes de periódicos enmarcados, fotografías y dibujos de la niña y pequeños "tesoros" que ambos recogían cuando salían a caminar. Y a pesar de vivir en una hogar sencillo, para él esa eso, su hogar. Su castillo.

La puerta frontal de la casa daba con una calle un tanto transitada, por la cual se podían ver pasar a toda hora gentes que iban y venían de sus trabajos, niños jugando o perros deambulando. Por lo que Don Eduardo aprovechaba para observarlos en su ir y venir, todos los días; sentado en una pequeña silla junto a la puerta. 

Su lugar favorito era esa silla, siempre lo había sido, tiempo atrás cuando esperaba a la niña que volviera de la escuela corriendo y riendo, dejando a sus amigos detrás para correr a los brazos de quien con tanto amor la cuidara. Ahora, para leer un cuento de niños que con tanto costo y esfuerzo le había comprado a su sobrina durante la niñez. Luego de que una noche entre llantos y gritos ella le exigiera el libro que todos sus amigos tenían. De tal manera fue como Don Eduardo, prefirió dejar su cena de lado durante varias noches, no así la de la niña, para ahorrar y poder ir a comprar el libro de cuentos en una tienda cercana a su casa en donde lo vendían de segunda mano. 

Siempre con el miedo de equivocarse de libro, pues no sabía leer ni mucho menos escribir, hizo una de las inversiones mas felices y gratificantes de su vida. Sin saber que decía su portada, sin conocer su contenido. Utilizo sus escasos ahorros  y un poco mas para darle el regalo mas hermoso que el podía darle, por que pagando unas cuantas monedas demás le pidió a quien lo atendió en dicha tienda que escribiera una pequeña dedicatoria en la segunda página para su niña. 

Su sobrina adoró el libro, lo leyó una y otra vez hasta el cansancio, e inclusive se lo leía a su tío justo luego de la cena, pues era el momento en que ambos utilizaban para dedicarse de lleno el uno al otro.
Ambos se sentaban bajo la luz de las velas para ver las ilustraciones y disfrutar de sus figuras y colores bailando junto a la brillo de las velas.

Sin embargo, el tiempo pasó y se llevó esas noches de ternura, dejándolas como parte de una frase y dulces recuerdos. Pues la niña ya había crecido y sus intereses habían envejecido junto a ella. Obligándola a trabajar para pagar el pan y el café en aquella mesita.


Justo luego del desayuno, Don Eduardo salio a sentarse en su silla predilecta a observar el librillo, que quedó ahí con él. ambos desgastados y descoloridos.

Contemplando una página que en su borde superior mostraban ya unos trazos muy antiguos que recitaban:

"Nunca te faltaré, 
Con amor... Lalo."

Y que en unas lineas mas abajo se podía leer lo siguiente:

"gracias Lalo, por aquellos años, y los que aun nos quedan por venir."


Por: Mou Aragón.





viernes, 3 de julio de 2015

De nuestros errores o aprendemos o morimos.


De nuestros errores o aprendemos o morimos.


Tonto, lo soy.
He de aceptar que en la vida he cometido graves errores,
 dignos causantes de una auto-lapidación,
más aún las piedras nunca alcanzaron su cometido.

Ahora me veo,
 acostado en un hermoso paraje, 
y disfrutando un radiante sol que calienta mi cuerpo 
de manera inigualable

A la espera,
paciente y derrotado,
ella cae directo a mi cara,
el error me alcanzado.



martes, 13 de enero de 2015

Siempre hemos creído ser los buenos pero es solo cosa del pasado.


Siempre hemos creído ser los héroes de nuestro propio cuento. Quienes blanden una espada sin temor alguno y que de vez en cuando portamos un escudo para protegernos de esos golpes que nos da la vida. Y es como en esa linea continua a la que llamamos vida vagamos defendiendo nuestras ideas, defendiendo quienes somos. ¡El héroe mas valiente seré yo, quien porte la espada mas filosa de todas para así dañar a quienes daño nos han echo!

Pero como en todo cuento, ese héroe en el que creímos ser y depositábamos toda confianza llega a una encrucijada. Un momento en que se percata quien es, su verdadera naturaleza se le es revelada sin más. 

Todo lo que defendíamos se vino a bajo, todo ha sido una máscara de nuestro verdadero ser, y es que... ¿como hemos de pensar que somos el villano en nuestra propia historia?  (¿Cuando nos desviamos de nuestra senda?) 

Tan abrumadora es la verdad que tanto nos cuesta verla, era lo que decían los ancianos. Aun lo recordamos.

Aquella espada de nombre heroico ha perdido su brillantes y su atemorizante filo, ahora no parece mas que una espada de madera. Aquel escudo que nos defendió con tanta solidez ahora son tan solo astillas apiladas en una esquina sombría.

Y aquellos a los que defendimos con tanto valor, ahora son quienes vienen por nosotros, los héroes clamando justicia. Los escuchamos, los golpes a nuestra fortaleza son el llamado de lo que alguna vez fuimos. 
y a esta hora solo nos queda el temor de vernos a nosotros mismos en los rostros que alguna vez tanto quisimos, los rostros que buscan dañar a quienes los dañaron.

Esa es nuestra realidad en un mundo de ficción, somos lo villanos que tanto quisimos luchar en épocas pasadas. Somos quienes llevan la desgracia a los corazones de otros, y quienes merecen el filo imperecedero de nuestra propia justicia. Un filo que nos corta por donde mas tememos, uno que nos llega hasta lo mas profundo de nuestro ser.

Todos los villanos han caído, y así es como espero mi destino; sentado en mi propia oscuridad deseando que ese metal perfore quien soy: y me libere de esta agonía que es ser el villano en mi propia historia.

jueves, 11 de diciembre de 2014

¡Que me llamen bruja!

Que cuenten los mitos que quieran decir,
Que me llamen con cuanto apelativo inventen,
y si quieren cazarme, que sus antorchas busquen ,
¡Pues soy lo que soy!

No me preocupan sus estereotipos,
Y no muero por saber su opinión
Pues lo cierto es que en estos tiempos
hay brujas a por montón

A sus ataques no tememos mas,
pues ya hemos ardido mucho tiempo,
y el fuego ahora es un aliado más,
Prometeo nos lo ha enseñado.

¡Somos brujas!
Somos quienes se atrevieron,
Somos los que morimos
Y seremos quienes renazcan.

Pues la hoguera miles de veces vimos,
El fuego nos forjó,
y es hora de que los estereotipos que tuvimos,
sigan el mismo camino,

¡Arson!

miércoles, 21 de mayo de 2014

Silencios que pesan.


Hay algo que en realidad necesito preguntarte, algo urgente, pues siento que con cada palpitar la pregunta crece cada vez mas; y ya no hay espacio en mi pecho para retenerla. Quizá preguntarás,- ¿para que contenerla en tu pecho si tanto te quema? Y has de saber... que si con solo contenerla siento un ardor en mi ser, quien sabe que sentiré al liberarla, pues su peso es tan aplastante que temo a sus consecuencias... temo a su respuesta.

Aún así, he decidido que es el momento, pues su urgencia no puede ser más...

-bien, entonces dime que es eso que tanto temes preguntar y que ahora te esta ahogando con cada respiración, pregúntame.

-... ¿Aún puedo confiar en ti?
-...

domingo, 5 de enero de 2014

obsequios de papel

Puede que algún día todas aquellas cosas que adquirimos no pasen a ser mas que la basura que otros arrojarán, o el objeto que nuestros nietos atesorarán hasta el final de sus días. Puede que algún día nos alejemos sin nada mas que nuestros propios cueros, dejando todo atrás, sin siquiera mirar sobre nuestro hombro, o dudar de que deberíamos llevar.
 Puede que algún día... al llegar a la barca, solo un remo nos acompañe,  pues ya varios han visto tal día, y ese es el día que todos compartimos tarde o temprano, pero en ese momento... inesperadamente o no, yo llevaré ni pequeño libro, el mejor de los obsequios, y con él... regalaré el ultimo de mis cuentos. 

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Recuerdos.

Trozos frágiles como un delgado cristal.
Blandos como la seda.
Cálidos como un fuego que aviva el fluir de la sangre en un día gélido.

Se muestran espontáneos tan solo para arrancar una leve sonrisa imperceptible a simple vista,
pero de los que dejan un buen sabor de boca
al final del día.

Por:
Mou Aragón.