martes, 13 de enero de 2015

Siempre hemos creído ser los buenos pero es solo cosa del pasado.


Siempre hemos creído ser los héroes de nuestro propio cuento. Quienes blanden una espada sin temor alguno y que de vez en cuando portamos un escudo para protegernos de esos golpes que nos da la vida. Y es como en esa linea continua a la que llamamos vida vagamos defendiendo nuestras ideas, defendiendo quienes somos. ¡El héroe mas valiente seré yo, quien porte la espada mas filosa de todas para así dañar a quienes daño nos han echo!

Pero como en todo cuento, ese héroe en el que creímos ser y depositábamos toda confianza llega a una encrucijada. Un momento en que se percata quien es, su verdadera naturaleza se le es revelada sin más. 

Todo lo que defendíamos se vino a bajo, todo ha sido una máscara de nuestro verdadero ser, y es que... ¿como hemos de pensar que somos el villano en nuestra propia historia?  (¿Cuando nos desviamos de nuestra senda?) 

Tan abrumadora es la verdad que tanto nos cuesta verla, era lo que decían los ancianos. Aun lo recordamos.

Aquella espada de nombre heroico ha perdido su brillantes y su atemorizante filo, ahora no parece mas que una espada de madera. Aquel escudo que nos defendió con tanta solidez ahora son tan solo astillas apiladas en una esquina sombría.

Y aquellos a los que defendimos con tanto valor, ahora son quienes vienen por nosotros, los héroes clamando justicia. Los escuchamos, los golpes a nuestra fortaleza son el llamado de lo que alguna vez fuimos. 
y a esta hora solo nos queda el temor de vernos a nosotros mismos en los rostros que alguna vez tanto quisimos, los rostros que buscan dañar a quienes los dañaron.

Esa es nuestra realidad en un mundo de ficción, somos lo villanos que tanto quisimos luchar en épocas pasadas. Somos quienes llevan la desgracia a los corazones de otros, y quienes merecen el filo imperecedero de nuestra propia justicia. Un filo que nos corta por donde mas tememos, uno que nos llega hasta lo mas profundo de nuestro ser.

Todos los villanos han caído, y así es como espero mi destino; sentado en mi propia oscuridad deseando que ese metal perfore quien soy: y me libere de esta agonía que es ser el villano en mi propia historia.

jueves, 11 de diciembre de 2014

¡Que me llamen bruja!

Que cuenten los mitos que quieran decir,
Que me llamen con cuanto apelativo inventen,
y si quieren cazarme, que sus antorchas busquen ,
¡Pues soy lo que soy!

No me preocupan sus estereotipos,
Y no muero por saber su opinión
Pues lo cierto es que en estos tiempos
hay brujas a por montón

A sus ataques no tememos mas,
pues ya hemos ardido mucho tiempo,
y el fuego ahora es un aliado más,
Prometeo nos lo ha enseñado.

¡Somos brujas!
Somos quienes se atrevieron,
Somos los que morimos
Y seremos quienes renazcan.

Pues la hoguera miles de veces vimos,
El fuego nos forjó,
y es hora de que los estereotipos que tuvimos,
sigan el mismo camino,

¡Arson!

miércoles, 21 de mayo de 2014

Silencios que pesan.


Hay algo que en realidad necesito preguntarte, algo urgente, pues siento que con cada palpitar la pregunta crece cada vez mas; y ya no hay espacio en mi pecho para retenerla. Quizá preguntarás,- ¿para que contenerla en tu pecho si tanto te quema? Y has de saber... que si con solo contenerla siento un ardor en mi ser, quien sabe que sentiré al liberarla, pues su peso es tan aplastante que temo a sus consecuencias... temo a su respuesta.

Aún así, he decidido que es el momento, pues su urgencia no puede ser más...

-bien, entonces dime que es eso que tanto temes preguntar y que ahora te esta ahogando con cada respiración, pregúntame.

-... ¿Aún puedo confiar en ti?
-...

domingo, 5 de enero de 2014

obsequios de papel

Puede que algún día todas aquellas cosas que adquirimos no pasen a ser mas que la basura que otros arrojarán, o el objeto que nuestros nietos atesorarán hasta el final de sus días. Puede que algún día nos alejemos sin nada mas que nuestros propios cueros, dejando todo atrás, sin siquiera mirar sobre nuestro hombro, o dudar de que deberíamos llevar.
 Puede que algún día... al llegar a la barca, solo un remo nos acompañe,  pues ya varios han visto tal día, y ese es el día que todos compartimos tarde o temprano, pero en ese momento... inesperadamente o no, yo llevaré ni pequeño libro, el mejor de los obsequios, y con él... regalaré el ultimo de mis cuentos. 

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Recuerdos.

Trozos frágiles como un delgado cristal.
Blandos como la seda.
Cálidos como un fuego que aviva el fluir de la sangre en un día gélido.

Se muestran espontáneos tan solo para arrancar una leve sonrisa imperceptible a simple vista,
pero de los que dejan un buen sabor de boca
al final del día.

Por:
Mou Aragón.

lunes, 12 de agosto de 2013

Nala

Llegó inesperadamente una noche de tantas, llena de jugarretas y risas, nos miró y decidió pasar el resto de su vida con nosotros, y nosotros al verla pensamos lo mismo.

Largos años pasamos juntos, ella nos dio parte de su dulzura inigualable, de su paciencia y amor,y  nosotros le respondimos de igual manera.

Luego de anécdotas incontables, luego de cuidarnos a su manera, ayer entró a su ultima morada, al lado de su fiel hermana; juntas... como lo estuvieron en vida.


Gracias Nalita.

sábado, 29 de junio de 2013

u_u Bla,bla,bla y mas bla.



oh! recuerdos que invaden mi mente, tan dulces que hasta los siento al tragar. hoy se fue, y dejó mas que un gran nudo en la garganta. si a alguien he de llorar y recordar hasta el fin de mis días será a ella. Pues fue ella quien me acompañó en todo momento. Tantos años pasaron, y no nos dimos ni cuenta, fue hasta que  sus ojos se tiñeron de blanco que me percaté de su vejez. 

No hay nada que logre superar esas tardes soleadas, en las cuales nos sentábamos a tomar el café en el patio, hasta que cayera la noche. La mejor compañía la encontré siempre en esa silla.

No ocupábamos palabra alguna, siempre nos sobraron...

hoy se fue, me parece que nunca le gustó la idea de haber sido lo que era, a mis ojos ella siempre se creyó gato. hoy serás lo que quieras ser, y nada ni nadie lo va a impedir.

hoy río y lloro, solo espero que por las noches me visites, y me dejes una linda sonrisa.

...hoy llueve. ya vez... no solo yo te lloro.